miércoles, enero 25, 2006

4.- Amsterdam

Fue poco despues de cuando al Jendris le pegaron los dos tiros y estaba en el hospital. Picolo y el Rasta estaban en Estocolmo con un contrato de la Fundacion y yo volvia de Los Angeles, donde me habia tirado una semana perdiendo el tiempo con un contrato de mierda. Cambie de avion en Heathrow y no llegue a Schipol hasta de las nueve y pico de la noche, sintiendome como si no hubiera dormido en una semana.

Cuando lo pienso ahora veo claramente que me equivoque. Al fin y al cabo iba a estar en Amsterdam toda la semana y tenia todas las noches libres. Pero hacia tanto que no veia a Katja, tenia tanta ganas de estar con ella que no podia esperar hasta el dia siguiente. Cogi un taxi en el aeropuerto, me fui directo al piso franco y la llame desde alli. Estaba cansada y de mal humor, me advirtio de que no iba a ser buena compañia. Ese mismo dia habia tenido un examen y apenas habia dormido. Me dijo que podia pasarme por su piso con tres condiciones: que me fuera a las doce en punto porque tenia que dormir, que no fumase porque ella lo estaba dejando y que llevase una botella de tonica porque en su casa solo tenia ginebra y zumo de naranja.

Eran ya las diez y media. Tendria que haberme dado cuenta de que ella hubiese preferido esperar y verme al dia siguiente, pero esa noche yo no estaba pensando en ella: como de costumbre estaba pensando en mi. Y no es que tuviera ganas de verla para echar un polvo, pienses lo que pienses. Necesitaba estar con ella aunque solo fuese una hora porque estaba cansado hasta los huesos, porque Jendris estaba en una uvi con tubos de plastico metidos por el culo por culpa mia y poque necesitaba estar con alguien que me hiciera sentir normal ¿vale?

El caso es que no tenia tiempo ni de cambiarme de ropa, mucho menos de ducharme. Cogi una manzana para comerla en el taxi de camino a su casa y me puse la chupa de cuero porque hacia frio. La ultima vez que me la habia puesto fue la noche en que casi nos matan al Jendis y no la habia tocado desde entonces.

Cuando llegue pasamos a la cocina. Tenia mala cara, ya en el telefono habia sonado cansada. Me echo la bronca porque olia a tabaco y le parecia una falta de respeto sabiendo como sabia lo mal que lo estaba pasando ella para dejar de fumar. La bese en los labios pero no los abrio. Me dio igual porque, al fin y al cabo estaba con ella.

Mientras me recordaba que a las doce en punto iba a tener que hacer como la Cenicienta, pase a la sala, me quite la chupa y la puse en el respaldo del sofa.

Desde la cocina me pregunto por el trabajo. Le habia dicho que era un geologo que trabajaba para la Shell, asi que respondi con cuatro vaguedades.

¿Como le dices a una tia la verdad? ¿Como podia ser sincero con ella y decirle como me gano la vida?

Cuando entro en la sala llevaba un gintonic en cada mano y me dijo que olia como un cenicero.

-“Ahora el sofa va a apestar a puto Marlboro. Dame eso que lo cuelgue”.

Le pase la chupa sin pensarlo y mire a la tele esperando que volviese. Desde el pasillo me empezo a contar como le habia ido el examen.

Me imagino que cuando colgo la chupa en el perchero se le resbalo y cayo al suelo. Solo se que oi el ruido del cuero contra la alfombra y al momento Katja dejo de hablar. Sus pasos resonaron en la tarima del pasillo, entro a la sala y mirandome desde el quicio de la puerta me pregunto en un tono de voz completamente neutro:

-“Que es esto”

En la mano, agarrandola por la guarda con dos dedos, Katja sostenia mi Glock 19.

Y aquella fue la ultima noche que la vi.

Comments:
Como mola, que recuerdos trae esto, cuantas horas jugando al muties...

Si Edge, Ludotecnia o alguien acabara y sacara el Mutantes 3 me haria feliz ;)

En cualquier caso, me encanta como empieza la historia, y aqui estare leyendola cada vez que escribas...
 
No metas a Ludotecnia en el ajo, que tiene más paciencia que el santo Job, EDGE lleva cuatro años y mucho delito y es el único responsable del retraso

Suerte félix!!, mola mucho ;)

Nebu (de la vieja guardia)
 
Ya sé que es un recurso dramático, y que incluso se puede adivinar que el mal rollo que le daba la chaqueta auguraba el desenlace pero... ¿de verdad cuesta tanto improvisar una excusa para llevar una pistola?

Me parece fácil soltar un rollo sobre que ha recibido amenazas de muerte o algo así y que prefiere llevar un seguro.

Que estuvo en el ejército y por eso sabe usar un arma...

O simplemente que no se encuentra seguro.

O que la lleva por su curro. Demonios, si viaja mucho ha de saber defenderse.

No sé, no parece razón suficiente para dejar a alguien.
 
¡Increíble! Después de años de no saber nada del Mutantes en la Sombra, desemplovo el libro de la estantería, me lo releo, empiezo a husmear en Internet y resulta que hasta hay una novela ambientanda en su mundo.
Da gusto ver que las cosas buenas nunca mueren.
Enhorabuena por la novela, he leído el primer fragmento y ya estoy enganchado
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?