jueves, enero 26, 2006

7.- La Esencia del Liderazgo

Al final, como casi siempre, el aburrimiento se impuso sobre la falta de ganas. Me acababa de terminar de limpiar, arrepintiendome de llevar puesta una camiseta negra, cuando llamo Ackerman. Queria saber que tal estaba. Si no fuese porque se positivamente que lo unico que le importa son los resultado y todo lo demas se la trae al fresco, casi que te diria que me parecio un detallazo.

No me sorprende que le haya dado por decir que el equipo necesita “mas espacio”. Lleva meses dandome la paliza con que tengo que distanciarme mas, dejarles mas sueltos, darles oportunidades para crecer y moverse en la empresa.

El problema es que se equivoca. El problema es que Ackerman parte de una base erronea.

Todo empezo, como no, en Amsterdam el año pasado.

Acababamos de terminar un contrato en Mexico y teniamos que volver a Viena, pero surgio un imprevisto y recibimos ordenes de hacer escala en Amsterdam y terminar alli otro durante el fin de semana. No iba a tener tiempo de ver a Katja, pero al menos con los cambios de ultima hora nos toco volar en business.

A la polla de miles de pies sobre el Atlantico, Tino me empezo a contar que los tres habian estado hablando y que pensaban que habia llegado el momento de que les diese mas responsabilidades. En cierta medida me estaba esperando algo asi y hasta cierto punto me alegro oirlo. Le respondi que me parecia muy bien y que podian contar con que a partir de ese mismo momento me iba a asegurar de que estuviesen mas implicados en preparar los contratos, todos los temas de administracion y el trabajo en general. A eso me dice que le parece muy bien, pero que ellos estaban pensando an algo un poquito mas concreto y un poquito mas radical.

Quieren encargarse del contrato del Domingo ellos por su cuenta, sin que yo tenga nada que ver en el asunto.

-“Tu sabes que no puedo hacer eso. Si Ackerman se entera, me corta lo que te dije.”

-“No tiene por que enterarse.”

-“Eso, Faustino, voy a hacer como que no lo he oido.”


Con eso se acabo la conversacion. Me puse los auriculares e intente concentrarme en la pelicula.

Sin embargo, la idea no era tan descabellada.

En primer lugar, el contrato era bien simple. Una nave en un poligono industrial en mitad de la nada. Jendris se porta dentro y desactiva la alarma, Tino abre una caja fuerte, saca un CD, lo dumpea en un portatil, sale del edificio, Jendris activa la alarma y se larga lo mismo que entro. Rasta y yo cubrimos el area con un Barrett cada uno y nos dedicamos a esperar por si pasa un imprevisto.

Por si fuera poco, lo hemos hecho ya tres veces en tres fines de semana consecutivos el mes pasado. Esa el la razon por la que nos toca hacerlo una cuarta, nos conocemos el plan de memoria. No solo no hacia falta que estuviera yo presente, si me apuras no hace falta ni que fuera Benito.

En segundo lugar, el contrato de Mexico ha sido un drama y estoy como para pillarme el fin de semana para tomarme un respiro.

En tercer lugar: Katja. Un fin de semana entero juntos.

En cuarto lugar: ese Domingo y practicamente al mismo tiempo en que habia que ejecutar el contrato, era el Gran Premio de San Marino, con Alonso de lider del mundial.

En realidad la unica razon que tenia para negarme era el hecho de que le iba a tener que mentir a Ackerman. Aunque, tecnicamente, no decirle nada no era mentir. O tambien estaba la posibilidad de pillar una gripe mexicana en el ultimo minuto. Lo cual hubiese sido mentir, con tecnica o sin ella.

La unica manera de hacerlo seria no diciendoselo.

En la practica eso es mentir.

Pero el me hace eso a mi muchisimas veces.

Por ejemplo, lo que llamamos un "karaoke" un contrato que a primera vista es como cualquier otro pero en el que no pasa nada, como el de Kosovo del que ya te he hablado. Casi siempre se trata de ser una distraccion para cubrir a otro equipo. Nadie habla de ello, todo el mundo asume que a veces el fin justifica los medios.

Ackerman de hecho, nunca me dice todo lo que sabe. Lo que importa es no comprometer el resultado.

En cierta manera es como si me mintiese.

Aunque en realidad no lo hace.

Un mes hacia que no habia visto a Katja. En un mes hay tiempo suficiente para mandar una cantidad absurda de mensajes de movil, pero muy poquito mas. No tenia ni idea de cuando iba a poder volver a Amsterdam.

Todo un fin de semana.

Lo unico que iba a hacer era poner el ojo detras de la mira del Barrett.

Faustino. No me cabia ninguna duda de que todo esto era idea suya y los demas simplemente le habian dicho que si.

-“¿Faustino?”

-“Dime”

-“Me lo he pensado mejor y no creo que sea tan mala idea. Con dos condiciones.”

-“Lo que haga falta”

-“Si se entera Ackerman la he cagao. En serio te lo digo, pase lo que pase no se puede enterar. ¿Estamos?"

-“Estamos”

-“La otra condicion es que Jendris este al mando. No quiero que te lo tomes a mal pero el tiene mas antigüedad.”

Eso le sento como un escupitajo en un ojo, pero no dijo nada.

Lo hice para que no pensase que podia salirse con la suya sin darme nada a cambio.

____________________


Para cuando termino el vuelo habia vuelto a cambiar de idea.

Quiero decir: para cuando termino el vuelo habia cambiado de idea cinco o seis veces.

El hecho de que no lo tuviese nada claro era razon suficiente como para no hacerlo.

Bueno, ya me vale de tratarte como si fueses imbecil. Hace ya rato que sabes que termine haciendolo, todo este suspense es una perdida de tiempo.

¿Que por que lo hice? Porque tuve una vision.

Tengo muy poco control sobre lo mio. Si fuese tan simple como cerrar los ojos y ver que es lo que depara el futuro, la vida seria mucho mas simple pero por desgracia no es asi. De cuando en cuando noto una sensacion como de acidez en la boca, un ligero mareo y un cosquilleo que me sube desde el estomago. Entonces es cuando viene la vision. No suele durar ni cinco segundos pero a veces me parece como si durase horas.

Si lo intento, a veces puedo provocarlo. Lo que no puedo hacer es evitarlo y no te creas que no me gustaria.

El caso es que estaba en la cola de los pasaportes cuando lo senti. Oi la voz de Jendris con tal claridad que parecia que estuviese a mi lado.

“Esta todo bien, esta todo bien, esta todo bien.”

Tres veces lo repitio.

Era una voz desprovista de ansiedad, la voz de alquien que esta satisfecho.

Ahi es donde desaparecieron todas mis dudas. Si es eso lo que nos depara el futuro no tengo por que preocuparme. En el coche de camino al hotel acordamos todos los detalles.

Katja se alegro cuando le hable del cambio de planes.

____________________


Pasamos juntos la tarde del sabado fumando chiflos, bebiendo Absolut con Pepsi y escuchando musica tirados en el sofa. Me conto que habia vuelto a discutir con su hermana la que vivia en Londres y que la estaban mariconeando tanto en el trabajo con el tema de los horarios que se le estaba complicando lo de la uni. Yo le hable de Mexico, de lo cansado que estaba de mi curro que con tanto viaje no me dejaba tener nada de vida social, de lo harto que empezaba a estar de mis compañeros de trabajo.

Se soprendio de que las condiciones de trabajo en la Shell fuesen tan estrictas y me sugirio cambiar de empresa.

Cuando fui por primera vez al baño la puerta de su habitacion estaba abierta. La repisa de la ventana, junto a la cama, estaba llena de velas. Sonrei mientras me la imaginaba poniendolas en los candelabros mientras esperaba mi llegada.

A mi el canabis me mata la libido, pero a ella se la ponia por las nubes. Me he pasado la vida enfrentandome a la situacion opuesta asi que no me voy a quejar ahora.

Empezaba a clarear cuando fumamos el ultimo petardo tumbados sobre su cama.

-“La sensacion de culpabilidad, ¿la tienes ahora o te viene cuando te despiertas por la mañana?

-“¿Que?”

-“El sentimiento de culpa, los remordimientos, ya sabes de lo que te hablo”


-“No, no tengo ni idea de lo que me estas hablando, para que te voy a mentir”

Se rio mientras apagaba el petardo en el cenicero.

-“Ya sabes: lo que sentis los catolicos despues de tener sexo”

-“Yo para empezar no creo en Dios”


-“Pero eso no quiere decir que no seas catolico”

-“Tienes mucha razon, pero despues de acostarme con alguien lo ultimo que siento es culpabilidad”

-“Ah. ¿Entonces que es lo que sientes?”

-“¿Normalmente? Gratitud."

Se volvio a reir mientras la abrazaba.

-"Y vosotros los protestantes ¿que es lo que sentis? ¿La satisfaccion de haber corrompido a un papista?”

-“Entre otras cosas. Teniendo en cuenta lo que nos costo echaros del pais es lo menos que se puede esperar ¿no?”

-“ ¿Tu sabes lo que es una comunidad autonoma?”

-“No”


-“Da lo mismo. Si mis antepasados le hubiesen dejado las manos libres al Duque de Alba, ahora mismo tu estarias viviendo en la Comunidad Autonoma de Holanda y las Tierras Bajas”

-“Eso es bueno o es malo”

-“Ah, depende”

-“¿Depende de que?”


-“Depende de que es lo que te mas te guste, si el gazpacho o el queso de bola”

Y asi, hablando de tonterias, nos fuimos quedando dormidos.

____________________

Oi el Thuraya vibrando en la mesilla y sali de la habitacion para contestar la llamada en la sala y no depertar a Katja. Ackerman con instrucciones de ultima hora.

-“Esta vez no va a ser un CD, va a ser un DVD.”

Las otras tres veces nos habia costado unos cinco minutos copiar un CD, un DVD llevaria unos quince como poco.

-“En cuanto termineis la copia me llamais por el Thuraya. Lo haceis inmediatemente. No espereis a salir del area ni a estar en el coche ni nada de nada. Me llamais al momento.”

Llame a Jendris para darle las noticias y me volvi a la cama con Katja. Tenia la boca seca y en la cabeza sentia como si los sesos se me hubiesen despegado de las paredes del craneo.

Para cuando me volvi a a despertar era la una y media. Katja estaba en la cocina, preparando café y tostadas. A la dos menos cinco llamo Jendris para decirme que todos estaban en posicion, El Rasta de hecho levaba ya una hora cubriendo el area con el Barrett por si pasaba algo fuera de lo normal.

De acuerdo con el plan, volveria a llamarme para confirmar que habian copiado el disco y a su vez yo llamaria a Ackerman con la confirmacion. Nos volveriamos a ver el lunes en el aeropuerto para coger el avion a Viena.

La carrera empezaba a las dos en punto. Pasase lo que pasase Alonso no iba a perder la primera plaza en el mundial. Raikkonen estaba el primero en la pole. Schumacher se habia salido de la pista en los entrenamientos y salia el numero trece. En la salida Fernando le aguanto a Button, pero Raikkonen salio como un cohete.

Sentado en el sofa, bebiendo café despues de haberme despertado junto a Katja, viendo las carreras. Yo no se que pinta tiene la felicidad, pero no puede ser muy distinta de esa tarde de Domingo. Oi el ruido de la ducha y al momento Katja entro la sala a coger una toalla puesta a secar sobre uno de los radiadores. No parecia holandesa. Tenia el pelo largo y oscurro, los ojos verde indefinido. Los rasgos de su cara eran mas bien indefinidos, realmente podria ser de casi cualquier parte.

-“¿Cual de ellos es el español?” Me pregunto señalando a la tele

-“El del coche azul”

-“¿Ese?”


-“No, ese es Mark Webber y es australiano. El azul y amarillo”

-“Ah, ese entonces”

-“No, ese es Fisichella, pero su coche is identico porque corren en el mismo equipo”

-“Entonces ¿como sabes quien es quien?”


-“Por el casco.”

Me echo una mirada de lastima y se quedo un momento delante de la pantalla mientras yo la miraba a ella, desnuda en medio de la sala. Tenia los pezones grandes y oscuros, rematando unos pechos que, sin estar mal, tenian mejor perfil dentro de un sujetador.

Manda huevos. Enamorado como estoy de la tia, y no te puedo hablar de otra cosa mas que de como tenia las tetas.

Y encima para criticarlas.

____________________


En la sexta vuelta Fisichella se sale del circuito. Tres carreras seguidas que se va a la hierba. La madre que lo pario.

Estoy viendo la repeticion cuando suena el Thuraya

-“Hay tres discos iguales dentro de la caja fuerte. DVDs como nos dijiste, pero hay tres.”

Quince minutos por disco, tres cuartos de hora por la tonteria. No tenia sentido sacarlos del area, copiarlos fuera y volver a entrar: el riesgo en esa operacion era entrar y salir. Jendris puede teleportarse, pero lo que no puede hacer es llevarse ningun objeto con el, ni si quiera la ropa que lleva puesta.

-“Quedaros donde estais y copiad los tres.”

Llamo a Ackerman para decirle lo de los tres discos. Me dice que va a hacer un par de llamadas a Estocolmo pero que de momento copiasemos los tres.

Decima vuelta. A Raikkonen se le rompe el MacLaren. Mucho motor de Mercedes pero mira para lo que le sirve.

Katja sale de la ducha envuelta en una toalla y viene hacia mi sonriendo. Le miro a ella, miro la repeticion de Raiko abandonando la carrera. Katja, la tele. La tele, Katja.

Julito, quieto parao.

No mires a la tele. En serio tio. No lo hagas. Olvidate de la carrera, no te la juegues a que se mosquee porque le prestas mas atencion a la Formula Uno que a ella.

Se arrodilla en la alfombra entre mis piernas. Termino mi café de un trago y cojo el mando para apagar el sonido de la tele.

Suena el Thuraya.

-“ Por la tonteria son trece gigas: no nos caben en el disco duro”

No. Me. Jodas.

-“Bueno, pues borra algo tio. Tiene que caber”

-“No se si vamos a poder.”

-“Jendris: TIENE que caber”

-“¿Entonces, que es lo que borro?.”

-“Lo que quieras, pero tienes que encontrar trece gigas.”

-“Recibido. Lo que voy a hacer es borrar el Office”.


- “Me mandas un texto cuando acabes, ¿vale?.”

Borra el Office, borra lo que se te ponga en la punta, pero copia los discos y largate de ahi, no me jodas el domingo.

Mientras hablaba son Jendris, Katja se ha sentado entre mis piernas y se ha dado la vuelta para mirar la tele. Tan pronto como cuelgo, se vuelve a dar la vuelta, pone los manos sobre mis rodillas y empieza a inclinarse sobre mi regazo.

Suena el Thuraya. Ackerman. Katja se levanta y se va rumbo a la cocina.

-“Me dicen que copieis los tres discos.”

-“Afirmativo, es lo que estamos haciendo.”

-“¿Ya os van a caber en el disco duro?.”

-“Sin ningun problema.”

-“¿Seguro?.”

-“Fijo.”


Katja vuelve a la sala con una tostada en la mano.

Vuelta trece. Alonso va como una una maquina. Webber y Trulli pelean por el tercer puesto.

Vuelve a sonar el Thuraya.

____________________


-“Se peta.”

-“¿Como que se peta?.”

-“Que se peta. En cuanto metes el disco se cuelga y aunque le des a control alt del no pasa nada, lo tienes que apagar a la brava.”

-“¿Que coño has borrao?.”


-“Nada, lo que te dije, el Office y punto.”

-“¿Que esta haciendo Tino?.”

-“Controlar la ventana que da a la carretera.”

No he llegado a ver el PC que estan usando. Las otras tres veces nos dejaron un portatil en el piso franco y todo lo que habia que hacer era meter el CD y pinchar un icono. Ni tan si quiera se por que tenia el Office instalado porque el procediemiento habitual no es hacer la cuenta de gastos en Excel mientras estas medio de una operacion.

Lo que si se es que cada vez que reinician el PC les tiene que llevar como minimo otros dos minutos. El plan original era quedarse en el area unos diez minutos y ahora vamos a tener suerte si van a poder hacerlo en menos de una hora.

Todas las operaciones conllevan un riesgo. Por eso nos las encargan a nosotros en primer lugar. Calcular ese riesgo es parte del proceso de planificacion. Cuando surge un imprevisto hay que reevaluar la situacion, solo que entonces hay que hacerlo sobre la marcha y es en esos momentos cuando es mas importante mantener la cabeza fria.

Tengo que tomar una decision: abortamos o seguimos.

Jendris esta al mando pero no puedo dejar esa decision en sus manos. El Rasta tiene otro Thuraya y tendra otra perpectiva. En gran medida la decision de continuar depende de lo que vea Benito desde su posicion, sobre todo teniendo en cuenta que tiene el Barrett: mientras esa sea la situacion tenemos opciones, tenemos un minimo de control sobre la situacion.

Lo deja sonar cuatro o cinco veces antes de responder.

Vuelta dieciseis. Dentro de nada Alonso va a empezar a doblar coches.

-“Rasta, tenemos un problema en el area, vamos a tardar un rato en arreglarlo.”

-“Recibido”.

-“Dime como lo ves”.

-“Movimiento en la garita, creo que van a hacer una ronda en cualquier momento”.

Es de esperar. Hay una docena de empresas en ese poligono y solo tres vigilantes, las probabilidades de que vayamos a tener un problema no son muy altas. De momento no hay una razon de peso para abortar. Lo que es fundamental es que todo el mundo este al tanto de la situacion y para eso lo mejor es que se comuniquen entre ellos, si me meto en medio solo va a haber mas posibilidades de malentendidos. Le digo a Benito que mantenga informado a Jendris y cuelgo.

Si no pasa nada mas, si todo se mantiene tal y como esta, no hay razones para preocuparse. Se trata de un equipo estable que lleva meses y meses entrenandose con vistas a enfrentarse a situaciones identicas a esta. Todo esta planificado al minuto, todo el mundo sabe lo que hay que hacer, cuando hacerlo y como hacerlo. No hay ninguna razon para el panico: Alonso tiene esta carrera en el bolsillo.

Enciendo el ultimo pitillo que tengo en el paquete y no le he dado ni una calada cuando suena el Thuraya.

Ackerman

-“¿Es para hoy? Tengo a medio Estocolmo partiendome las pelotas”.

Improviso sobre la marcha.

-“Estamos en ello, pero te puedo decir que va a ser cuestion de unos minutos”.

-“Julito, copia los discos y largate de ahi. ¿Ves algun movimiento?”.


Ackerman cree que estoy cubriendo el area con un Barret mientras dirijo la operacion. Katja entra por la puerta completamente vestida. Ni me habia dado cuenta de que habia salido de la sala. Sin pensarlo, respondo en castellano: Katja no entiende ni media palabra.

-“Todo tranquilo. El Rasta dice que los seguratas podrian estar a punto de empezar una ronda.”

-“¿Por que me hablas en Español?.”

Ackerman el castellano lo entiende medio bien pero a la hora de hablarlo no anda nada suelto.

-“Es que tengo a los demas en linea porque quiero que todo el mundo este al tanto de todo.”

-“Julito, ponnos en privado.”


Kajta coge mi paquete de tabaco y cuando ve que esta vacio se va a la cocina.

-“Julito, entiendo que la situacion ha cambiado pero no veo que sea tan grave como que para nos pongamos nerviosos. Acuerdate de que eres tu quien estan al mando, los demas no tienen por que saber que es lo que hablamos tu y yo.”

-“Recibido.”

-“Me alegro. Segurata quiere decir seguridad ¿no?.”


Katja vuelve con un cigarrillo en la boca y su movil en la mano. Alonso va a entrar en boxes en esta vuelta o la siguiente. Barrichello se va de la carrera. Llamo a Jendris y responde Tino.

-“Se sigue colgando. Jendris sigue con ello pero seguimos sin poder hacer nada.”

Segun aprieto el boton de colgar vibra el Thuraya. Benito el Rasta.

-“Dos de los vigilantes han salido de patrulla. Juntos y a pie rumbo al pabellon tres.”

Eso esta en la otra punta del poligono. Nada fuera de lo normal. Abortar ahora podria ser incluso peor que seguir con la operacion.

Katja se sienta a mi lado y me ofrece su movil.

-“¿Eso?”.

-“Mi movil”.

-“¿Y para que voy a querer tu movil?”.


-“Para que puedas atender a dos llamadas a la vez, una con cada oreja”.

No esta sonriendo. Todo lo contrario. Antes de que se me ocurra una respuesta noto la vibracion del Thuraya en la mano.

-“Es domingo. La empresa no se va a arruinar porque te tomes el domingo libre.”

El Thuraya sigue vibrando.

-“No es eso Katja. Esta claro que la empresa no se va arruinar, pero estamos en un momento muy complicado y, que le voy a hacer, me necesitan”.

El Thuraya deja de vibrar.

- “Eso lo puedo entender, pero lo que me estoy preguntando ahora mismo es por que has venido a Amsterdam”.

El Thuraya vuelve a vibrar.

-“Katja, me dieron la oportunidad de pasar el fin de semana en Amsterdam y vine a estar contigo”.

-“Con eso quieres decir que te salio una oportunidad para follar y la aprovechaste porque yo estaba disponible”.

Odio, odio, odio, odio odio, odio, odio mi trabajo.

____________________


El Thuraya vibra en mi mano con la intensidad de un martillo neumatico. No se que responder a Katja. Se me ocurren mil millones de cosas que decir pero ninguna de ellas va a resolver esta situacion. Diga lo que diga van a ser palabras.

-“Si descuelgas ese telefono, te vistes y te largas”.

Tiene su mirada clavada en mis ojos. Los suyos son verde oscuro y estan cargados de ira.

No tengo opcion. No tengo que tomar una decision porque ya la tome sin darme cuenta hace mucho tiempo. Descuelgo el Thuraya y Katja se levanta y sale de la sala dando un portazo.

-“Esta todo bajo control. Le he dicho al Rasta que venga y esta mirando el PC, que ya sabes que controla un huevo.”

La voz de Jendris no me da nada de confianza.

-“Donde esta Tino.”

-“Sigue en la ventana.”

No me lo puedo creer. Jendris acaba de despedirse de todas sus opciones. A partir de este momento se van a tener que conformar con responder a las circunstancias.

-“¿Me estas diciendo que has llamado a Benito y no has mandado al Pico a ocupar su posicion?.”

En ese instante se da cuenta de lo que ha hecho.

-“Eh…. Si.”

Esto se esta yendo de las manos por momentos.

-“Donde esta el Barrett.”

-“En el coche.”

-“Lo sabes o lo supones.”


-“El Rasta no se lo ha traido, o sea que tiene que estar en el coche.”

Noto como Jendris se empieza a descomponer y me cuesta un esfuerzo gigantesco no ponerme a gritarle en el telefono. Lo que necesita en este momento es un poco de calma, agobiarle solo va a empeorar las cosas.

-“Jendris, asegurate de que Tino esta al tanto de lo que pasa en la calle. Benito que se concentre en el PC.”

-“¿Yo que hago?.”

-“Tu asegurate de que no hay mas desastres.”


Reconozco que no son unas instrucciones muy precisas, pero lo que mas me importa es que se calme. Cuando alguien la caga en medio de una operacion la primera reaccion suele ser hacer algo que compense por el error anterior. Generalmente eso desemboca en un nuevo error, peor que el primero.

Salgo de la sala y me voy derecho a la habitacion de Katja pero esta vacia. Abro la puerta de baño y me la encuentro sentada en la taza. Llorando, con los brazos cruzados. Me arrodillo frente a ella y la abrazo y aunque hunde su cabeza en mi hombro no abre los brazos. La beso en el cuello. Y suena el Thuraya.

-“Katja, cinco segundos. Te lo prometo. Cinco segundos.”

Ackerman

-“¿Habeis copiado el disco o estais todavia con el campeonato de Quake?.”

-“Ackerman, cinco minutos. Te lo prometo. Cinco minutos.”


Vuelvo a abrazar a Katja.

Vuelve a sonar el Thuraya.

El Rasta

-” Jendris. Se ha ido.”

Como que se ha ido

-“¿A donde?”

-“Se ha portado a donde estaba mi posicion para cubrirnos con el Barrett.”


Me quedo aturdido por un segundo. Jendris ha convertido una situacion complicada en una sitacion dificil y de ahi a una situacion absurda. Estoy a punto de responder cuando un aullido me perfora el oido en el que tengo el Thuraya.

-“¡Que hostias es eso!"

-“Una alarma. No se de que pero es una alarma.”

Lo siguiente que oigo son disparos.

Comments: Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?